Global Navigation
PÁGINA PRINCIPAL

SEMILLAS DE DISEÑO

CONSERVACIÓN DEL MILAGRO DE LA VISTA: EL LÁSER Y LA CIRUGÍA OFTALMOLÓGICA

TRATAMIENTO DE LA LEUKEMIA INFANTIL

WAVELETS: VER EL BOSQUE Y LOS ÁRBOLES

EL FENÓMENO DE LA REDUCCIÓN DEL OZONO

EL DESARROLLO DE LA RESONANCIA MAGNÉTICA

PARA ACLARAR EL ENIGMA DE LA VITAMINA D

LA HISTORIA DE LA HEPATITIS B

SONIDO DESDE EL SILENCIO: EL DESARROLLO DE LOS IMPLANTES COCLEARES

EL DESARME DE UN VIRUS MORTAL: LAS PROTEASAS Y SUS INHIBIDORES

POLÍMEROS Y PERSONAS

CUANDO LA TIERRA SE MUEVE

SONDEAR LOS SECRETOS DEL OCÉANO

DE LOS EXPLOSIVOS AL GAS TERAPÉUTICO: EL ÓXIDO NÍTRICO EN BIOLOGÍA Y MEDICINA

SISTEMAS DE POSICIONAMIENTO GLOBAL: EL PAPEL DE LOS RELOJES ATÓMICOS

LAS COMUNICACIONES MODERNAS: LA REVOLUCIÓN DEL LÁSER Y LA FIBRA ÓPTICA

PRUEBAS DE GENES HUMANOS

LOCAL SEARCH


Contenido
Primera Página
Ahora veo bien...
La retina – el centro de la visión
Mientras tanto, en el mundo de la física...
La potencia de la luz
Generación de luz con moléculas
Descubrimientos accidentales
La llegada del Argón
Adaptación del láser a las distintas tareas
Cronología
Créditos
  Conservación del milagro de la vista: el láser y la cirugía oftalmológica

Pagína AnteriorPróxima Pagína


Ahora veo bien...

En la familia de Bill la diabetes era una enfermedad endémica: sus bisabuelos paternos y su abuelo paterno contrajeron diabetes de adultos. Bill empezó a padecer la enfermedad antes de cumplir 3 años. A los 8 años, él solo se ponía las inyecciones de insulina, empezando así una rutina estricta, pero esencial para su salud. Probablemente esta disciplina retrasó la aparición de la retinopatía diabética, una complicación perniciosa y grave de la vista que afecta a casi todos los pacientes con diabetes juvenil entre los 15 y 20 años. Bill no tuvo problemas con la vista hasta que tuvo unos 30 años, y gracias a que se examinaba la vista periódicamente, le diagnosticaron la enfermedad a tiempo. La fotocoagulación por láser (procedimiento por el cual se realizan una serie de pequeñas quemaduras con láser alrededor de la periferia de la retina), selló el crecimiento irregular de los vasos sanguíneos, lo que puede causar ceguera si no se trata a tiempo. En 1992, Bill se operó los dos ojos, un procedimiento que se puede llevar a cabo en la misma consulta del médico con sólo aplicar la luz del láser a través de la pupila dilatada. "Me someto a este proceso cuatro veces al año", declaró Bill pocos años después, y añadió que los médicos están muy contentos con los resultados.

En el otoño de 1997, un empresario de 57 años de edad llamado John se despertó una mañana viendo ráfagas de luz y puntitos o cuerpos flotantes. Como al día siguiente continuaba viendo lo mismo, fue al un oftalmólogo. Le diagnosticaron desprendimiento de vítreo posterior y una pequeña laceración en la retina. El humor vítreo, un líquido transparente y gelatinoso que llena la cámara interior del ojo, tiende a degenerarse durante la edad madura, se encoge y se sale de la retina. Este desprendimiento es corriente en las personas miopes; John usaba gafas para la miopía desde los 13 años. Algunas veces, la retina se rompe cuando el humor vítreo se desprende, originando una pequeña pérdida de sangre que da lugar a la aparición súbita de cuerpos flotantes. Para evitar que la laceración de la retina produjera a John un desprendimiento de la misma, el oculista la selló con un láser, en realidad, la soldó por puntos. El procedimiento se realizó en sólo unos minutos.

La facilidad y brevedad de estas dos operaciones acentuó la revolución del láser en el mundo de la oftalmología. Hace relativamente poco, en los años 50, casi toda cirugía oftalmológica implicaba que el paciente estuviera en cama durante semanas. Hoy en día, miles de personas corrigen sus problemas de vista o bien la perfeccionan mediante procedimientos que generalmente no causan dolor, gracias a la precisión del láser y al hecho de que lo que opera es un rayo de luz y no una cuchilla. Con sólo enfocar un rayo láser a través de la pupila del paciente, el cirujano puede llegar al interior del ojo sin tener que rajarlo. La cirugía actual causa poca incomodidad o ninguna, no hay ninguna incisión que tenga que cicatrizar y no se dañan otras partes del ojo. Además, el tiempo de recuperación es mínimo.

Teniendo siempre como base los avances de la alta tecnología, la aplicación del láser y otras técnicas de cirugía modernas en oftalmología no habrían surgido de no haber sido por los científicos que con tanta dedicación averiguaron cuidadosamente el funcionamiento del ojo e identificaron las causas de muchos de los defectos de la vista.

Desde hace mucho tiempo se creía que la lente, que se encuentra justo detrás de la pupila y ayuda a enfocar la luz en la retina, era el centro de la visión y que si faltaba se produciría la ceguera. Antiguamente no se tenía una noción clara de lo que era la retina ni de su papel crucial.

Pagína AnteriorPróxima Pagína

 

The National Academies

|

Current Projects | Publications | Directories | Search | Site Map | Feedback

Copyright 2003 National Academy of Sciences. All rights reserved.
500 Fifth Street, N.W., Washington, DC 20001
Terms of Use & Privacy Statement