Global Navigation
PÁGINA PRINCIPAL

SEMILLAS DE DISEÑO

CONSERVACIÓN DEL MILAGRO DE LA VISTA: EL LÁSER Y LA CIRUGÍA OFTALMOLÓGICA

TRATAMIENTO DE LA LEUKEMIA INFANTIL

WAVELETS: VER EL BOSQUE Y LOS ÁRBOLES

EL FENÓMENO DE LA REDUCCIÓN DEL OZONO

EL DESARROLLO DE LA RESONANCIA MAGNÉTICA

PARA ACLARAR EL ENIGMA DE LA VITAMINA D

LA HISTORIA DE LA HEPATITIS B

SONIDO DESDE EL SILENCIO: EL DESARROLLO DE LOS IMPLANTES COCLEARES

EL DESARME DE UN VIRUS MORTAL: LAS PROTEASAS Y SUS INHIBIDORES

POLÍMEROS Y PERSONAS

CUANDO LA TIERRA SE MUEVE

SONDEAR LOS SECRETOS DEL OCÉANO

DE LOS EXPLOSIVOS AL GAS TERAPÉUTICO: EL ÓXIDO NÍTRICO EN BIOLOGÍA Y MEDICINA

SISTEMAS DE POSICIONAMIENTO GLOBAL: EL PAPEL DE LOS RELOJES ATÓMICOS

LAS COMUNICACIONES MODERNAS: LA REVOLUCIÓN DEL LÁSER Y LA FIBRA ÓPTICA

PRUEBAS DE GENES HUMANOS

LOCAL SEARCH


Contenido
Primera Página
Ahora veo bien...
La retina – el centro de la visión
Mientras tanto, en el mundo de la física...
La potencia de la luz
Generación de luz con moléculas
Descubrimientos accidentales
La llegada del Argón
Adaptación del láser a las distintas tareas
Cronología
Créditos
  Conservación del milagro de la vista: el láser y la cirugía oftalmológica

Pagína AnteriorPróxima Pagína


Adaptación del láser a las distintas tareas

Uno de los acontecimientos más interesantes en la aplicación de láser en la oftalmología fue el uso del láser excimer ultravioleta para cambiar la forma de la córnea en un procedimiento conocido como queratectomía fotorrefractiva (PRK por sus siglas en inglés). El láser excimer, un dispositivo que usa una mezcla de gases de Argón y flúor, se desarrolló a mediados de los años 70. (El término "excimer", una mezcla entre "excited" y "dimer" del inglés (excitado y dímero), es en realidad un nombre poco apropiado; los átomos de Argón y flúor que se utilizan en el estado excitado son distintos, por lo tanto, no constituyen un dímero.) Un número considerable de científicos empezó a realizar muy pronto trabajos con el láser "excimer" aplicados a la oftalmología. A finales de los años 70 y comienzos de los 80, John Taboada descubrió que el epitelio de la córnea es extremadamente sensible a la luz de longitud de onda de 193 nanómetros del excimer. También, a principios de los 80, R. Srinivasan, un científico de IBM, estaba utilizando un láser excimer para grabar circuitos microscópicos en chips de equipos informático y descubrió que también se podían utilizar para cortar y extraer tejidos biológicos con extrema precisión y lo que es más importante, sin producir daños térmicos importantes. Stephen Trokel, de la Universidad de Columbia, trabajó con Srinivasan y en 1983 publicó su trabajo sobre la aplicación de esta precisión para crear "escisiones" lineales en la córnea.

Un oftalmólogo realiza una queratectomía fotorrefractiva (PRK), un procedimiento que se ha convertido en una alternativa práctica al uso de gafas o lentes de contacto para corregir la miopía. (Phillip Hayson/Photo Researchers, Inc.)

Durante los cuatro o cinco años siguientes, el trabajo de investigaciones y desarrollo sobre el láser excimer se extendió por todo el mundo. A principios de los años 90 la Food and Drug Administration de los EE.UU. [Organismo para el control de alimentos y medicamentos] (FDA por sus siglas en inglés) había aceptado las pruebas clínicas realizadas con el instrumento para la corrección de la miopía. La aprobación final de la FDA surgió a finales del año 1995.

La PRK y una forma un poco más antigua de la cirugía refractiva llamada queratectomía radial (RK por sus siglas en inglés) son alternativas quirúrgicas al uso de gafas o lentes de contacto para corregir el error refractivo. En ambos procedimientos se cambia forma de la córnea de una persona miope para mover el punto de enfoque de la parte delantera de retina a la propia retina. En la RK se utiliza una cuchilla metálica o de diamante para hacer incisiones en el tejido de la córnea. La PRK no requiere incisiones. El láser está programado para retirar una cantidad diminuta de tejido de la córnea que se calcula en función de cada paciente. La cirugía realiza con gotas de anestesia para dormir la superficie del ojo, y el paciente permanece despierto y consciente durante el proceso. La sesión tarda varios minutos; se tarda un minuto en utilizar en láser. En 20 o 30 minutos el paciente podrá marcharse a casa, muchas veces con una mejoría inmediata en la visión, aunque un porcentaje pequeño de pacientes sufre una neblina constante en la córnea que puede reducir permanentemente la buena visión. La PRK se ha realizado en más de 500.000 personas en todo el mundo en la última década, y ha reducido o eliminado en gran medida el uso de la cirugía de incisión para corregir la miopía en casi todos los países.

Actualmente casi 40 años después de la llegada del láser, los oftalmólogos continúan explorando nuevas posibilidades para este instrumento que tanto hace por la vista. Recientemente se han desarrollado los impulsos ultracortos de láser, que duran sólo un billonésimas de segundo, y se podrían utilizar para el tratamiento de glaucoma y cataratas. De la misma forma que Einstein no pudo predecir que el interesante fenómeno de la emisión estimulada se utilizaría algún día para corregir la miopía y evitar el desprendimiento de retina, los científicos de hoy en día a través de investigaciones básicas en física, biología y otros campos, están sin duda sentando los cimientos del avance que en un futuro cercano tantas ventajas aportará al ser humano.

Pagína AnteriorPróxima Pagína

 

The National Academies

|

Current Projects | Publications | Directories | Search | Site Map | Feedback

Copyright 2003 National Academy of Sciences. All rights reserved.
500 Fifth Street, N.W., Washington, DC 20001
Terms of Use & Privacy Statement