Global Navigation
PÁGINA PRINCIPAL

SEMILLAS DE DISEÑO

CONSERVACIÓN DEL MILAGRO DE LA VISTA: EL LÁSER Y LA CIRUGÍA OFTALMOLÓGICA

TRATAMIENTO DE LA LEUKEMIA INFANTIL

WAVELETS: VER EL BOSQUE Y LOS ÁRBOLES

EL FENÓMENO DE LA REDUCCIÓN DEL OZONO

EL DESARROLLO DE LA RESONANCIA MAGNÉTICA

PARA ACLARAR EL ENIGMA DE LA VITAMINA D

LA HISTORIA DE LA HEPATITIS B

SONIDO DESDE EL SILENCIO: EL DESARROLLO DE LOS IMPLANTES COCLEARES

EL DESARME DE UN VIRUS MORTAL: LAS PROTEASAS Y SUS INHIBIDORES

POLÍMEROS Y PERSONAS

CUANDO LA TIERRA SE MUEVE

SONDEAR LOS SECRETOS DEL OCÉANO

DE LOS EXPLOSIVOS AL GAS TERAPÉUTICO: EL ÓXIDO NÍTRICO EN BIOLOGÍA Y MEDICINA

SISTEMAS DE POSICIONAMIENTO GLOBAL: EL PAPEL DE LOS RELOJES ATÓMICOS

LAS COMUNICACIONES MODERNAS: LA REVOLUCIÓN DEL LÁSER Y LA FIBRA ÓPTICA

PRUEBAS DE GENES HUMANOS

LOCAL SEARCH


Contenido
Primera Página
Se salva una vida
La definición del objetivo
Llaves y cerraduras
El bloqueo de la cadena de producción
La primera quimioterapia
Una cuestión de fe
La investigación médica sistemática
Nuevos horizontes
Cronología
Créditos
  Tratamiento de la leucemia infantil

Pagína AnteriorPróxima Pagína


El bloqueo de la cadena de producción

Las sulfamidas funcionaban, pero nadie sabía cómo. D. D. Woods y Paul Fildes, del Bland Sutton Institute of Pathology (Instituto de Patología Bland Sutton) de Londres, propusieron en 1940 que las sulfamidas mataban de hambre a las células al interferir con sustancias químicas, denominadas metabolitos esenciales, que eran imprescindibles para el crecimiento de las células. Definieron los metabolitos esenciales como cualquier intermediario químico de las cadenas de montaje para realizar biomoléculas complejas (como proteínas o ADN) a partir de sustancias químicas orgánicas simples.

La idea de que las células necesitan sustancias químicas específicas era coherente con los estudios nutricionales. Por ejemplo, las vitaminas y sustancias químicas que los animales necesitan (aunque en muy pequeñas cantidades) para sobrevivir. La investigación de las vitaminas comenzó con curas alimenticias de tipo prueba y error para varios trastornos médicos: lima para el escorbuto, aceite de hígado de bacalao para el raquitismo, cáscara de arroz para el beriberi e hígado para la anemia perniciosa. Durante las décadas de 1930 y 1940, varios investigadores aislaron las vitaminas, los componentes activos de dichos remedios.

Mientras tanto, otros intentaron averiguar lo que los minúsculos organismos unicelulares conocidos como bacterias necesitaban para vivir y crecer. No se trataba de una tarea sencilla: la mayoría de las bacterias necesitan una compleja mezcla de sustancias químicas. Aquéllos que persistieron descubrieron que existe una jerarquía de capacidades y necesidades de las bacterias. Se puede imaginar que determinadas cadenas de montaje bacterianas comienzan por unir un neumático y un tapacubos, mientras que otras necesitan que se les faciliten ruedas prefabricadas. Los primeros resultados eran diversos y confusos, precisamente porque distintas bacterias se incorporan al proceso de construcción en diferentes puntos de cada uno de los procesos de reacciones de varios pasos. Una vez que se desarrolló el concepto de estos procesos, quedó claro que al bloquear uno de ellos debería detenerse el curso de las células, pero que al administrar una sustancia química pasado el punto de bloqueo se sortearía el obstáculo.

Representación esquemática de una cadena de producción metabólica: Para comenzar esta cadena de reacciones químicas, la enzima 1 se une a la molécula A y la convierte en la molécula B. A continuación, la molécula B se une a otra enzima, la enzima 2, y la convierte en la molécula C. La molécula C se unirá a una tercera enzima para continuar el proceso de conversión de la molécula A en una sustancia necesaria para la célula. Si un antimetabolito se une fuertemente a la enzima 2, impedirá que la molécula B se convierta en la molécula C y, por tanto, bloqueará el crecimiento de la célula.

Woods descubrió que las sulfamidas bloqueaban el proceso al mimetizar un metabolito esencial. Realizó pruebas con varias sustancias químicas similares a las sulfamidas y encontró que era posible utilizar gran cantidad de una de ellas, el ácido p-aminobenzoico (PABA), para superar el bloqueo de las sulfamidas. Ahora sabemos que las sulfamidas quitan de hecho el acceso al PABA de una enzima concreta, por lo que impiden que la enzima convierta el PABA en la siguiente sustancia química del proceso.

Pagína AnteriorPróxima Pagína

 

The National Academies

|

Current Projects | Publications | Directories | Search | Site Map | Feedback

Copyright 2003 National Academy of Sciences. All rights reserved.
500 Fifth Street, N.W., Washington, DC 20001
Terms of Use & Privacy Statement