Global Navigation
PÁGINA PRINCIPAL

SEMILLAS DE DISEÑO

CONSERVACIÓN DEL MILAGRO DE LA VISTA: EL LÁSER Y LA CIRUGÍA OFTALMOLÓGICA

TRATAMIENTO DE LA LEUKEMIA INFANTIL

WAVELETS: VER EL BOSQUE Y LOS ÁRBOLES

EL FENÓMENO DE LA REDUCCIÓN DEL OZONO

EL DESARROLLO DE LA RESONANCIA MAGNÉTICA

PARA ACLARAR EL ENIGMA DE LA VITAMINA D

LA HISTORIA DE LA HEPATITIS B

SONIDO DESDE EL SILENCIO: EL DESARROLLO DE LOS IMPLANTES COCLEARES

EL DESARME DE UN VIRUS MORTAL: LAS PROTEASAS Y SUS INHIBIDORES

POLÍMEROS Y PERSONAS

CUANDO LA TIERRA SE MUEVE

SONDEAR LOS SECRETOS DEL OCÉANO

DE LOS EXPLOSIVOS AL GAS TERAPÉUTICO: EL ÓXIDO NÍTRICO EN BIOLOGÍA Y MEDICINA

SISTEMAS DE POSICIONAMIENTO GLOBAL: EL PAPEL DE LOS RELOJES ATÓMICOS

LAS COMUNICACIONES MODERNAS: LA REVOLUCIÓN DEL LÁSER Y LA FIBRA ÓPTICA

PRUEBAS DE GENES HUMANOS

LOCAL SEARCH


Contenido
Primera Página
Origen
Cómo el oído reconoce el sonido
Cuándo se pierde la audición
Se desarrolla la tecnología de los implantes cocleares
¿Qué le dice la cóclea al cerebro?
¿Qué sucede si el nervio auditivo está destruido?
Cómo trabajan las células pilosas
El oído interior produce sonido
Cuadro Marginal: Implantes cocleares y la cultura de los sordos
Cuadro Marginal: Las cinco causas principales de la pérdida de audición
Cronología
Créditos
  Sonido desde el silencio: el desarrollo de los implantes cocleares

Pagína AnteriorPróxima Pagína


Cómo trabajan las células pilosas

Actualmente, la función de las células pilosas se puede reemplazar mediante implantes cocleares. No obstante, las investigaciones sobre la función de las células pilosas podrían permitir repararlas algún día. Desde 1851 se ha sospechado que las células pilosas son responsables de traducir el sonido a señales eléctricas que los nervios pueden transportar al cerebro. Pero ha sido sólo en los últimos 30 años cuando los investigadores han determinado cómo logran esta hazaña extraordinaria las células pilosas. La investigación más reciente y de mayor alcance en la fisiología de las células pilosas la realizó A. James Hudspeth, actualmente en la Universidad Rockefeller, y sus colegas, quienes inicialmente estudiaron el sistema auditivo de las ranas, que tienen células pilosas muy similares a las que se encuentran en la cóclea de los mamíferos. En 1977, tras una serie de experimentos sumamente detallados, Hudspeth fue capaz de aislar células pilosas individuales e introducir en ellas electrodos de vidrio minúsculos. Hudspeth y sus colegas usaron los electrodos para registrar la actividad eléctrica dentro de las células pilosas al presionar suavemente los estereocilios con una sonda pequeña controlada con gran precisión. Descubrieron que no se necesita ejercer mucha presión sobre los estereocilios para que la célula pilosa reaccione. Sólo se necesita un movimiento de alrededor de 100 picómetros, 100 trillonésimas de metro, una distancia más corta que el diámetro de algunos átomos.

Micrografía electrónica de una célula pilosa. (Fotografía por cortesía de Dean E. Hillman, M.D.)

 

Las células pilosas, al igual que todas las células nerviosas excitables, son baterías minúsculas, con un exceso de iones de carga negativa en el interior y un exceso de iones de carga positiva en el exterior. El movimiento de los estereocilios hace que se abran los minúsculos poros de los estereocilios, lo que permite que los iones positivos entren rápidamente dentro de la célula y se produzca la "despolarización". A través de una serie de procesos bioquímicos, esta despolarización hace que la célula pilosa libere moléculas neurotransmisoras, sustancias químicas que transmiten la señal eléctrica de un nervio a otro, que se dispersan a través de un espacio pequeño hasta alcanzar los receptores de las células nerviosas. El contacto con los receptores despolariza las fibras nerviosas y desencadena una señal eléctrica que pasa por el nervio auditivo hacia el cerebro.

Cómo transmite el sonido una célula pilosa. Cuando las ondas de presión del sonido desplazan el conjunto de estereocilios filiformes de las células pilosas del órgano de Corti, se abren los canales de la célula pilosa, permitiendo que los iones positivos fluyan hacia el interior de la célula en un proceso denominado despolarización (1). A medida que la despolarización se propaga rápidamente por la célula (2), las vesículas próximas a la base se unen a la membrana superficial de la célula pilosa (3), liberando una sustancia señalizadora denominada neurotransmisor que se propaga a través del espacio existente entre la célula pilosa y la célula nerviosa que transmite la señal al cerebro.

Pagína AnteriorPróxima Pagína

 

The National Academies

|

Current Projects | Publications | Directories | Search | Site Map | Feedback

Copyright 2003 National Academy of Sciences. All rights reserved.
500 Fifth Street, N.W., Washington, DC 20001
Terms of Use & Privacy Statement