Global Navigation
PÁGINA PRINCIPAL

SEMILLAS DE DISEÑO

CONSERVACIÓN DEL MILAGRO DE LA VISTA: EL LÁSER Y LA CIRUGÍA OFTALMOLÓGICA

TRATAMIENTO DE LA LEUKEMIA INFANTIL

WAVELETS: VER EL BOSQUE Y LOS ÁRBOLES

EL FENÓMENO DE LA REDUCCIÓN DEL OZONO

EL DESARROLLO DE LA RESONANCIA MAGNÉTICA

PARA ACLARAR EL ENIGMA DE LA VITAMINA D

LA HISTORIA DE LA HEPATITIS B

SONIDO DESDE EL SILENCIO: EL DESARROLLO DE LOS IMPLANTES COCLEARES

EL DESARME DE UN VIRUS MORTAL: LAS PROTEASAS Y SUS INHIBIDORES

POLÍMEROS Y PERSONAS

CUANDO LA TIERRA SE MUEVE

SONDEAR LOS SECRETOS DEL OCÉANO

DE LOS EXPLOSIVOS AL GAS TERAPÉUTICO: EL ÓXIDO NÍTRICO EN BIOLOGÍA Y MEDICINA

SISTEMAS DE POSICIONAMIENTO GLOBAL: EL PAPEL DE LOS RELOJES ATÓMICOS

LAS COMUNICACIONES MODERNAS: LA REVOLUCIÓN DEL LÁSER Y LA FIBRA ÓPTICA

PRUEBAS DE GENES HUMANOS

LOCAL SEARCH


Contenido
Primera Página
Buenas vibraciones
La navegación por sonido
Una zona de sombra acústica
Propagación del sonido en el océano
Un canal de sonido
Escuchando al océano
Examinando el interior del océano mediante sonido
Cronología
Créditos
  Sondear los secretos del océano

Pagína AnteriorPróxima Pagína


Propagación del sonido en el océano

Una vez finalizada la guerra, la base de datos del BT se utilizó como base para realizar los distintos tipos de investigaciones oceánicas que Athelstan Spilhaus tenía en mente originalmente. En 1946, la marina creó la Oficina de investigaciones navales, que llegó a convertirse en la principal fuente de financiación de las investigaciones sobre la acústica oceánica. Los científicos reanudaron sus investigaciones acerca de las condiciones que afectan a la propagación de una señal sonora debajo del agua.

Existen una serie de factores que influyen en la distancia que el sonido puede recorrer debajo del agua y su duración. Por una parte, las partículas de agua de mar pueden reflejar, dispersar y absorber ciertas frecuencias de sonido al igual que ciertas partículas de la atmósfera pueden reflejar, dispersar y absorber determinadas longitudes de onda de la luz. El agua de mar absorbe 30 veces la cantidad de sonido absorbida por el agua destilada, con sustancias químicas específicas (como sulfato de magnesio y ácido bórico) atenuando ciertas frecuencias de sonido. Los investigadores también descubrieron que los sonidos de baja frecuencia, cuyas longitudes de onda de gran amplitud pasan sobre partículas minúsculas, tienden a desplazarse más lejos sin que se produzca ninguna pérdida por absorción o dispersión.

El mayor estudio de los efectos de la salinidad, la temperatura y la presión sobre la velocidad del sonido debajo del agua ha aportado nuevas y fascinantes ideas acerca de la estructura del océano. En general se puede decir que el océano está dividido en capas horizontales en las que la velocidad del sonido depende en mayor medida de la temperatura en las regiones superiores y de la presión en las regiones inferiores. En la superficie existe una capa superior calentada por el sol cuya temperatura y grosor reales varían en función de la estación. En latitudes intermedias, esta capa tiende a ser isotérmica, es decir, la temperatura tiende a ser uniforme en toda la capa debido a que el agua está perfectamente mezclada por la acción de las olas, los vientos y las corrientes de convección; las señales sonoras que descienden por esta capa suelen desplazarse a una velocidad prácticamente constante. También existe una capa de transición llamada termoclina, en la que la temperatura baja continuamente con la profundidad; a medida que la temperatura baja, la velocidad del sonido también disminuye. Sin embargo, existe un punto, que oscila entre 600 metros y l kilómetro (0,4 a 0,6 millas) por debajo de la superficie, a partir de cual los cambios de temperatura son leves (el agua, desde este punto hasta el fondo, es isotérmica). En este caso, el principal factor que influye en la velocidad del sonido es la creciente presión que provoca que la velocidad del sonido aumente.

Pagína AnteriorPróxima Pagína

 

The National Academies

|

Current Projects | Publications | Directories | Search | Site Map | Feedback

Copyright 2003 National Academy of Sciences. All rights reserved.
500 Fifth Street, N.W., Washington, DC 20001
Terms of Use & Privacy Statement