Global Navigation
PÁGINA PRINCIPAL

SEMILLAS DE DISEÑO

CONSERVACIÓN DEL MILAGRO DE LA VISTA: EL LÁSER Y LA CIRUGÍA OFTALMOLÓGICA

TRATAMIENTO DE LA LEUKEMIA INFANTIL

WAVELETS: VER EL BOSQUE Y LOS ÁRBOLES

EL FENÓMENO DE LA REDUCCIÓN DEL OZONO

EL DESARROLLO DE LA RESONANCIA MAGNÉTICA

PARA ACLARAR EL ENIGMA DE LA VITAMINA D

LA HISTORIA DE LA HEPATITIS B

SONIDO DESDE EL SILENCIO: EL DESARROLLO DE LOS IMPLANTES COCLEARES

EL DESARME DE UN VIRUS MORTAL: LAS PROTEASAS Y SUS INHIBIDORES

POLÍMEROS Y PERSONAS

CUANDO LA TIERRA SE MUEVE

SONDEAR LOS SECRETOS DEL OCÉANO

DE LOS EXPLOSIVOS AL GAS TERAPÉUTICO: EL ÓXIDO NÍTRICO EN BIOLOGÍA Y MEDICINA

SISTEMAS DE POSICIONAMIENTO GLOBAL: EL PAPEL DE LOS RELOJES ATÓMICOS

LAS COMUNICACIONES MODERNAS: LA REVOLUCIÓN DEL LÁSER Y LA FIBRA ÓPTICA

PRUEBAS DE GENES HUMANOS

LOCAL SEARCH


Contenido
Primera Página
El problema
Todo sobre el ozono
Explorando la atmósfera terrestre
La llegada de los CFC
La pérdida de ozono: sustancias químicas responsables
Aparece el agujero de ozono
Las pruebas se acumulan
El resultado: se ha evitado una posible catástrofe
Cronología
Créditos
  El fenómeno de la reducción del ozono

Pagína AnteriorPróxima Pagína


El resultado: se ha evitado una posible catástrofe

Las investigaciones realizadas acerca del ozono y la atmósfera durante los últimos 40 años han llevado a la prohibición global de la producción de CFC. Desde 1987, más de 150 países ratificaron un acuerdo internacional, el Protocolo de Montreal, cuyo propósito era el de reducir gradualmente los niveles de CFC expulsados a la atmósfera de forma que la cantidad anual añadida a la atmósfera en 1999 fuera la mitad de la añadida en 1986. En modificaciones posteriores de este tratado se solicitó la prohibición total de los CFC, medida que entró en vigor en enero de 1996. A pesar de esta prohibición, el cloro procedente de los CFC seguirá acumulándose en la atmósfera durante otra década. Es posible que haya que esperar hasta mediados de este siglo para que se vuelvan a alcanzar en la Antártida los niveles de ozono de los años 70.

Desde una perspectiva más global, se espera que la reducción de los niveles de ozono continúe durante varias décadas pero, gracias a las investigaciones que permitieron detectar a tiempo el problema y las medidas que se han tomado para afrontarlo, las posibles consecuencias serán menos graves de lo que podrían haber sido.

Los científicos estiman, por ejemplo, que si las investigaciones sobre química estratosférica no se hubieran llevado a cabo durante el período de tiempo en el que se descubrió (1985) y confirmó (1986) la existencia del agujero de ozono, la reducción del ozono global, de un 4% en la actualidad, habría alcanzado aproximadamente un 10% en el año 2000. Se habría detectado una reducción aún mayor del ozono sobre Estados Unidos y Europa Oriental, que excedería significativamente los valores actuales de alrededor de un 10% en invierno y primavera y un 5% en verano y otoño.

Estas pérdidas aún mayores se han podido evitar gracias a los avances realizados en el campo de las ciencias atmosféricas, que permitieron explicar las reacciones químicas que tienen lugar en la capa de ozono. Estos conocimientos también permitieron tomar una serie de decisiones políticas y reguladoras bien fundamentadas.

En 1995, la Real Academia Sueca de las Ciencias concedió el premio Nobel de química a Rowland, Molina y Crutzen por su trabajo acerca de "la sensibilidad de la capa de ozono a la influencia de emisiones antropogénicas de determinados compuestos". La Academia además declaró que, al explicar los mecanismos químicos que afectan al grosor de la capa de ozono, "estos tres investigadores han contribuido a nuestra salvación frente a un problema medioambiental global que podía haber tenido consecuencias catastróficas".

F. Sherwood Rowland, de la Universidad de California, Irvine, recibiendo el premio Nobel de química en 1995.

 

A medida que los legisladores y la sociedad se vayan enfrentando a nuevos retos en esta batalla por proteger el medio ambiente, se basarán cada vez más en investigaciones básicas para abrir nuevas perspectivas y sugerir nuevas soluciones para estos acuciantes problemas.

Pagína AnteriorPróxima Pagína

 

The National Academies

|

Current Projects | Publications | Directories | Search | Site Map | Feedback

Copyright 2003 National Academy of Sciences. All rights reserved.
500 Fifth Street, N.W., Washington, DC 20001
Terms of Use & Privacy Statement